El Renacimiento del PRI

0
455

Luego de la debacle electoral del Partido Revolucionario Institucional (PRI) el pasado 5 de Junio en la que perdió la gubernatura en Durango, los gritos de reestructuración no han cesado y con ellos, las ansias de casi una decena de aspirantes a encabezar el Comité Directivo Estatal.

Muchos quieren. Pocos son los que tienen posibilidades y menos aún, los que verdaderamente tienen capacidad para sacarlo de la zanja donde está sumido. Oscar García Barrón, Luis Enrique Benitez, Miguel Ángel Olvera, Arturo Yañez, Héctor Vela y Gustavo Lugo son los nombres más leídos y escuchados en medios de comunicación y en los corrillos políticos.

La mano de ex gobernadores desde Maximiliano Silerio hasta Jorge Herrera Caldera se agita detrás de ellos. No hay consensos hasta ahora, no se vislumbra posibilidad de acuerdo, aunque éste tendrá que llegar desde el Comité Ejecutivo Nacional y, posiblemente, desde Los Pinos.

Y es que al PRI le interesa un actor que reúna requisitos específicos: capacidad de acuerdo y convocatoria, alguien que pueda sentar a la mesa a todos los grupos y alcanzar consensos. Que tenga capacidad de interlocución con el gobierno de Aispuro Torres, bien visto por la sociedad, movilidad financiera y, muy importante, que no aspire a ningún cargo en las elecciones del 2018.

Todos los enunciados anteriormente quieren, ya sea el Senado, competir por una diputación federal o bien, un espacio preponderante en las listas plurinominales. Ninguno ha manifestado su decisión de no competir por cualquiera de estos cargos. Todos han sido criticados severamente en medios y redes sociales. Hasta aquellos que dieron la espalda en las urnas, priistas pues que expresaron su hartazgo, el olvido al que fueron lanzados en los últimos doce años, han manifestado su deseo por el arribo de una cara nueva, al menos no presente en estos últimos 20 años del PRI.

Por eso, callado, con una buena estrategia política y de medios, Jorge Mojica Vargas pulula en la mente de muchos y de Leticia Herrera, por supuesto. La Presidenta Municipal de Gómez Palacio ha aceptado su deseo de apoyar al partido, siempre y cuando lo dejen en sus manos, fuera de los intereses que llevaron al tricolor al pozo, al menos en la capital del estado.

Mojica, director de un rotativo local y con amplia participación en diversos espacios electrónicos tiene una gran posibilidad. Tal vez el que más. Ciertamente reúne los requisitos solicitados, pero además, ha retado públicamente a todos los aspirantes a comprometerse de no buscar una candidatura en el 2018. No ha recibido respuesta.
El Gallo, como lo laman sus amigos, inauguró en Durango los procesos democráticos de elección interna, allá cuando José Ramírez Gamero lo puso contra la pared siendo Director de la actual Aguas del Municipio: “el que aspire, que renuncie”. Antes, el ex dirigente obrero había lanzado: “el que quiera, que lo diga”.

Y Mojica respondió al pie de la letra cada “invitación” del entonces gobernador. Lo retó, forzó una elección de delegados con urnas transparentes y ganó. Fue Alcalde de Durango y, luego en venganza, Ramírez Gamero le hizo perder cuando pretendió ser diputado local.
Desde entonces, dedicado a la actividad empresarial, Jorge Mojica Vargas ha construido y mucho. Goza de una amplia aceptación social más allá del PRI, político fino que pudiera encabezar una oposición inteligente y reunir a sus correligionarios para rescatar al PRI y ponerlo de nuevo en la competencia. Esteban está de acuerdo, algunos otros también. El, su grupo, siguen avanzando. El PRI lo hará con él?

Poco falta para que se lance la convocatoria, entonces veremos.

Será..?

Dejar respuesta