El salario íntegro de la presidenta municipal de Gómez Palacio, Leticia Herrera Ale fue repartido entre los ciudadanos que más necesitan un apoyo económico, tal y como había ofrecido desde los recorridos que llegó a hacer en las labores de proselitismo, cuando recogió las necesidades de los sectores más vulnerables.

La presidenta municipal señaló que el monto que se donó equivale a tres quincenas de su salario como primera autoridad, ya que por motivos de agenda no se había podido juntar su actividad y la de los beneficiarios que recibirían el recurso.

El principal beneficiario fue el pequeñito Ulises, quien recibió una buena aportación, producto de la cooperación y buen corazón de directores, regidores y demás funcionarios que ayudaron desinteresadamente al niño, para que se le practique una delicada operación quirúrgica y con la que pueda mejorar sustancialmente su calidad de vida.

Así como al pequeño Ulises, se logró apoyar a 17 personas más, que normalmente se encuentran en condiciones muy delicadas de salud, pero además con una muy complicada situación económica, que les impide aspirar a mejorar sus circunstancias de desarrollo.

En el Salón Benito Juárez, explicó la alcaldesa que el salario que ella no había cobrado era por las pasadas tres quincenas y que gracias a ello se pudo convocar a más personas para recibir una parte de este beneficio, pero además les entregó algunos regalos que les serán muy útiles y que también se compraron con sus recursos propios.

Algunas personas se mostraron muy emocionadas por el gesto de la alcaldesa al beneficiarles con ese apoyo económico que seguramente estará bien utilizada para mejorar las situaciones por las que atraviesan estas familias gomezpalatinas.

El salario de la presidenta municipal seguirá siendo donado mientras siga generando esta prestación, lo mismo que en cualquier otro ingreso como el aguinaldo, junto con los empleados municipales.

Es un deseo de la alcaldesa que los parámetros para que los recursos generados por su salario, sean firmes en cuanto a la necesidad imperiosa de la falta de medios económicos y si a ello se le añade lamentablemente una enfermedad, tendrán una alta prioridad de atención.

Dejar respuesta