El cáncer de mama no es otra cosa más que el desarrollo de células malignas en los tejidos de las glándulas que se encuentran conectadas mediante los conductos desde los lobulillos hasta el pezón de la mama, explica la Directora de la Unidad de Medicina Familiar  44 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Irene De la Garza Síncel.

 

De la Garza, añadió que esta enfermedad puede afectar a una o ambas mamas y con el paso del tiempo, las células cancerígenas  pueden invadir el tejido mamario circundante  y llegar a los ganglios linfáticos de las axilas, obteniendo así  una puerta de acceso hacia otras partes del cuerpo.

Aunque existen algunos casos esporádicos en los varones, afecta mayormente  a las mujeres, los principales factores que favorecen a la presencia de esta enfermedad son: la herencia, la edad, afectando principalmente a las mujeres mayores de 40 años, la aparición de la menstruación antes de tener 11 años, no tener hijos o tenerlos después de los 38 años, haber tenido patologías en las mamas, la utilización de hormonas con fines terapéuticos, entre otras.

Año con año, se dedica el mes de octubre para la concientización y prevención de este tipo de cáncer, que puede ser detectado a tiempo poniendo atención a los signos más frecuentes como lo es la aparición de una “bolita”, en la mama, esta es la que hay que detectar lo antes posible, lo que se logra mediante una auto revisión.

Posteriormente cuando crece esa pequeña bolita se presentan cambios en la piel, apareciendo una especie de hoyuelos, enrojecimiento, hundimiento del pezón, inflamación, presencia de edema que es un elemento característico descrito como una piel semejante a la piel de naranja, los signos más graves son las secreciones a través del pezón, incluso de sangre.

La Doctora Irene de la Garza piden a las mujeres en caso de detectar alguna bolita o cambio en la mama, acudan de inmediato a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) que les corresponda, para que un profesional de la salud les realice una exploración y determine la necesidad de que se realice una mastografía o algún otro estudio, mismo para detectar o descartar cáncer de mama o alguna otra  enfermedad.

Por lo anterior, De la Garza Síncel es enfática en señalar que la autoexploración es un elemento fundamental para detectar en tiempo muchos padecimientos, por lo que se sugiere practicarla con la frecuencia necesaria para que de forma oportuna se tomen acciones en caso de ser necesario.

Concluyó recalcando la importancia de realizarse la auto exploración de manera frecuente, la mastografía a partir de los 40 años, embarazarse antes de los 35 años, ofrecer lactancia materna hasta el año, realizar ejercicio, evitar tabaquismo y alcoholismo así como el consumo de grasas saturadas, como medidas preventivas fáciles de poner en práctica pero muy trascendentes para mantener la salud.

Dejar respuesta