“El 28 de septiembre de hace siete años, los duranguenses fuimos testigos de uno de los albazos más dolorosos a la vida democrática e institucional de nuestro estado, al violentarse la autonomía de la Universidad Juárez”, recordó la diputada local Mar Grecia Oliva Guerrero a través de un pronunciamiento presentado ante el Pleno del Congreso del Estado.

“Es para mí importante rememorar que pasó en el 2010, porque seguimos arrastrando hasta hoy esa ignominiosa violación a la autonomía a la UJED”, recalcó.

La diputada manifestó que con estos hechos se violentó el proceso mediante el cual se elegía a un rector, pues a los diputados de aquella Legislatura les pareció “oportuno” presentar una iniciativa que, de manera vertical y violando tajantemente la autonomía, proponía que se eliminara la figura de la reelección, debido a una revancha política y personal.

“Se presentó una ley a modo, una ley que cambiaría para siempre el destino de nuestra Universidad”.

Señaló que, con ello, se le arrebató a la UJED la posibilidad de ser incluyente y plural, así como de mantenerse como una de las 10 mejores universidades del país, para caer estrepitosamente, después de este “albazo”, al lugar 98.

Así mismo, “se privó a la UJED de ser una de las universidades cuyo rector contaba con el 98 por ciento de la aprobación de la comunidad universitaria. Hoy yo quisiera saber si Erasmo Návar cuenta siquiera con la mitad del apoyo de su comunidad, que hoy reconoce que solamente existen beneficios para quienes se congracian con este grupo en el poder”, agregó Oliva Guerrero.

Además, pidió que se le exija a Óscar Erasmo Návar García que se retire de la rectoría, “no por la voluntad o el capricho de unos pocos, sino en cumplimiento a

los compromisos contraídos el 28 de abril del presente año, cuando se reconoció que la Universidad necesitaba transitar a la autonomía”.

“Que sirva este pronunciamiento para proponer que todos los que nos decimos universitarios nos unamos más allá de reclamos partidistas o de mezquinos intereses personales y podamos soñar en una universidad en la que quepan todas las voces”, concluyó la legisladora.

Dejar respuesta