• En lo que va del año se ha beneficiado a cerca de 590 familias.
• Además, se capacita a las madres en crianza efectiva.
Para ayudar un poco en la economía familiar de mujeres en vulnerabilidad, surge en Durango el programa “Cuna, mi primer abrazo”, dirigido principalmente a quienes menos tienen, en su mayoría de rancherías y de comunidades marginadas, informó la Sra. Elvira Barrantes de Aispuro, presidenta del DIF Estatal.
En lo que va del año se han entregado alrededor de 589 cunas, la mayoría se concentra en la capital y otra parte en los municipios de La Laguna, Pueblo Nuevo y Santiago Papasquiaro.
La cuna –elaborada con madera por manos artesanales locales- contiene colchón, un cobertor, un paquete de pañales y mamilas con manual sobre la leche materna, mordederas, ropa para recién nacido e instructivo de buen trato al bebé, entregando de 5 a 6 paquetes de cunas diariamente.
A la entrega de cunas de madera a bebés recién nacidos, se suma una capacitación previa a mujeres embarazadas, madres, padres y cuidadores de bebés, sobre la crianza afectiva, que permite el óptimo desarrollo de los bebés, constituye una estrategia integral de apoyo para promover el bienestar de niñas y niños desde su nacimiento.
Las madres que han sido beneficiadas consideran como un gran gesto del Gobernador Aispuro y su esposa Elvira, pues es un apoyo que se refleja en la economía familiar y se sienten respaldadas por el gobierno que apoya a las familias vulnerables, para seguir haciendo de Durango el mejor lugar para vivir.
Con la ayuda de las trabajadoras sociales del Hospital Materno Infantil, se realiza un estudio socioeconómico a las pacientes, para hacerles entrega de la cuna que –a diferencia de otras entidades- está hecha de madera para dar mayor protección al bebé, a la vez que genera empleo a artesanos locales que las elaboran.

Dejar respuesta